Presentación de VIDA NUEVA
Novela de José Elías Levis, con anotaciones
de la doctora Estelle Irizarry
2 de septiembre de 2008 – 7 PM
Ediciones Puerto
Por: Maira Landa

 

 


Para presentarles la novela VIDA NUEVA, es imprescindible que comencemos con un comentario sobre su autor.

José Elías Levis fue escritor, pintor, maestro, masón y judío, una combinación interesante. Fue un escritor ignorado por la historia. Los estudiosos no tomaron en cuenta que, sin su insigne aportación, la trayectoria de la literatura puertorriqueña quedaría incompleta. Algunos dicen que fue relegado a propósito por sus escritos. Veamos por qué.

La reedición de VIDA NUEVA, con anotaciones de la doctora Estelle Irizarry, especialista en informática para análisis literario y arqueóloga de la literatura, como la he denominado, reivindica la singularidad de Levis en el panorama literario de la isla y lo identifica como el único autor que publicó en la época posterior a la entrada de los norteamericanos.

El Estercolero fue la primera novela de este autor, también impresa por Ediciones Puerto y anotada por la doctora Irizarry, con un análisis de su segunda impresión en 1901 llamada Estercolero, sin el artículo. El estercolero fue la primera novela desde la guerra de 1898, la única publicada en 1899 y la última del siglo XIX. Todo esto en lo que se había denominado como “los años perdidos de la literatura puertorriqueña”.

Levis tuvo una gran influencia en la generación de escritores de la isla de los años treinta del siglo XX. Esa afirmación de la identidad puertorriqueña que los caracterizó fue establecida por Levis desde su primera novela. Además, la doctora Irizarry, que es una de las investigadoras más reconocidas de Enrique Laguerre, indica cuán influyente fue en su obra. Por ejemplo, en Mancha de Lodo, Levis menciona una “llamarada” que luego Laguerre utiliza en 1935 como tema para su novela más famosa. En sus anotaciones de VIDA NUEVA, la doctora Irizarry hace un análisis bastante extenso sobre este tema.

Para los que deseen estudiar a este autor, es imprescindible leer el libro de la doctora Irizarry “La voz que rompió el silencio: La novelística singular de J, Elías Levis en PR post-1898”, también de Ediciones Puerto.

Levis publicó Estercolero, Planta Maldita, Mancha de Lodo, Bajo el sol de España, Scripta Manent y VIDA NUEVA, entre otras. Las únicas reimpresiones fueron de El estercolero y de Vida Nueva.

VIDA NUEVA fue publicada por primera vez en 1910, reimpresa en 1911 y tuvo una segunda edición revisada en 1935, con algunos cambios significativos. Es un poco “novela ejemplar”, moralizante y de “voz profética”, sobre todo porque la versión publicada 25 años más tarde, se convirtió en testimonio de la intrahistoria del pueblo y en crónica de la vida del ayer, sobre todo porque la mayoría de los lectores de la versión de 1935 no había vivido bajo la ocupación española.

Para analizar este texto, es imprescindible que nos ubiquemos en las condiciones sociales de Puerto Rico a principios del siglo XX: Poca escolaridad, tasa muy alta de desempleo, escasos recursos económicos, explotación de los obreros, diferencias marcadas de clases, marginación de la mujer. Una sociedad ignorante y oprimida.

El autor tiende al ludismo con las palabras. VIDA NUEVA es una novela de prosa fluida y madura, escrita varios años más tarde de la entrada de los norteamericanos. La novela comienza con una boda, pero su título bien podría ser una alegoría de la relación entre los dos países y de los cambios inevitables que condujeron a una nueva forma de vida. De la misma forma, podría sugerir eso mismo cuando se trata el tema del amor y matrimonio entre personas de distintas religiones.

El autor no hace alusión directa a los norteamericanos y los personajes de su novela se comportan como si no estuvieran en la isla. Sin embargo, la voz narradora hace alusiones directas como: “dos razas en terrible duelo”, refiriéndose a las carreras de caballos y “es como una alianza entre pueblos”, refiriéndose al matrimonio.

La doctora Irizarry descubrió un inexplicable intercambio críptico de nombres en el personaje principal, que va de Felipe (en las escenas más fuertes) a Eusebio (en las escenas más suaves). Esto se repite en la reedición de 1935, lo que hace pensar que el autor lo mantuvo a propósito, en una suerte de códice, relacionado con el cambio de nombre de Puerto Rico a Porto Rico desde 1899 hasta 1932 y que tanta controversia suscitó en la época.

El ludismo también se manifiesta en los nombres de algunos personajes: Goldman (hombre de oro), Lacroix (la cruz), Galofre (galo o francés), Frere (hermano).

Algunos críticos catalogan a VIDA NUEVA como una novela naturalista. En indudable que tiene algunos rasgos, pero su mismo título la aleja del pesimismo naturalista. Sin embargo, es interesante los señalamientos morfológicos que hace el narrador, sobre todo en la segunda versión, a pesar de que ya para 1935 habían comenzado a estar en desuso: “de nariz levantada, impone su voluntad”, “frente lisa, señal de talento”.

Entre los temas sociales que se plantean en VIDA NUEVA, encontramos diferencias de clases sociales, importancia de los valores, matrimonio, divorcio, viudez, problemas de los obreros, desempleo, control de la natalidad, defensa de la mujer, madres solteras, paternidad responsable, alcoholismo, maltrato de menores y de mujeres.

Son notables las amonestaciones moralizantes de este texto, sobre todo porque muchas resultan proféticas. Muchas todavía tienen actualidad en el Puerto Rico de hoy. Veamos.

Cita de VIDA NUEVA: “En no lejano día, los médicos de entonces -con raras excepciones- víctimas de la influencia extranjera, perderán el alto concepto de su profesión para convertirse en comerciantes. Nuestro país verá rotas las más sagradas de las virtudes que hasta ahora habían hecho de nosotros representantes de la vida digna de otros tiempos, perdiéndose así el concepto de la ética profesional, perdiéndose también el respeto a los que han encanecido en la sabiduría y el estudio, apoyados en sus años de experiencia. Se hundirán los más sagrados códigos de la familia y del hogar. Cuando eso suceda, que sí sucederá, seremos un pueblo depravado moralmente, indigno de la libertad”.

La mujer es un tema importante en esta novela y en toda la obra de Levis. Aunque aparece en un plano bastante sumiso y a veces hasta frívolo, el feminismo es un tema recurrente. La contracepción surge durante la trama. Es curioso señalar que, dos años después de la segunda edición de VIDA NUEVA, fueron legalizados los contraceptivos y la esterilización, además de que en los años cincuenta surgió la pastilla anticonceptiva.

Cita de VIDA NUEVA: “La mujer siempre preñada aumenta la penuria del hogar cada vez que tiene un nuevo hijo”.

En VIDA NUEVA es patente la pugna por la igualdad de las mujeres. Se defiende su derecho al voto y a un trato igual al hombre. La mujer aparece sojuzgada al poder masculino, pero siempre en lucha por sus derechos. Aunque se otorga a la mujer un reconocimiento poco usual para la época, no deja de presentarnos un contrapunteo de lo que es su realidad y de lo que debe conquistar.

Cita de VIDA NUEVA: “Las mujeres de Puerto Rico, dentro de algunos años, caerán en la imitación de las deploradas costumbres del pueblo, cuya bandera flota aquí, bandera de conquistador”.

Otras citas interesantes referentes a la mujer:

Cita de VIDA NUEVA:

“Todas las instituciones humanas van a ser puestas en manos de las mujeres”. “Los hombres sólo han conseguido depravar las costumbres, destruir el amor, matar la religión y la fe”.

En interesante encontrar algunas amonestaciones en esta novela, sobre todo por el momento en que fue escrita: “no ahorrar y comprar a crédito es un error”, “la fiebre de la máquina” y “el loco reinado de los automóviles”, cuando se refiere al progreso: autos, trenes, etc.

Levis ata el destino del país con su comportamiento moral, lo que lo distingue de otras novelas de su época.

Cita de VIDA NUEVA: “Hiciste mal, muy mal. ¿A qué vender la tierra al dinero extranjero? Es venderlo todo. Ahora estás pobre, cuando hubiera sido preferible resistir, defenderse de la rapiña de esos que llegan aquí a comprarlo todo, a derramar su dinero como un río y arrebatar nuestra casa. ¿Qué tierra es la que vamos a defender si apenas en nuestra ya?”

Levis era judío, por lo que no es raro encontrar en esta novela frecuentes incongruencias en materia de fe y de práctica religiosa, como un sincretismo entre el judaísmo y el cristianismo, religiones entre las que él se movía como entre dos aguas. No hay una definición, pero es comprensible por la censura de la Iglesia Católica y su control en la sociedad de la época.

Las crónicas de los periódicos y revistas de la época, reseñadas al final del libro son interesantísimas. El Periódico La Democracia alabó a VIDA NUEVA, pero acusó a su autor de utilizar “recursos de la novela popular”. La novela fue un éxito de librería.