MEJOR TE LO CUENTO

Juan Antonio Ramos

Puerto Rico

Editorial Plaza Mayor

2007 – 301 páginas

“Mi vocación literaria nace como la de muchos escritores, de mi insatisfacción con un mundo cojo, defectuoso, mal hecho. Un cuento es un fragmento de vida”.

Una recopilación de los cuentos de José Antonio Ramos, desde 1978 hasta el presente. Los más recientes se publican por primera vez. En la introducción, el autor establece como punto de partida que la literatura es, primero que nada, un entretenimiento. Nos confiesa cómo comenzó su carrera, ofrece consejos y técnicas sobre cómo escribir y analiza las virtudes del cuento frente a otros géneros. Lectura obligada para los que aspiran a escribir.

A Ramos le encanta sorprender al lector. Desde las primeras líneas, le tiende una trampa para capturar su atención, establecer un diálogo con él y seducirlo. A través de la lectura de estos cuentos, nos va develando la madurez de su prosa hasta que en los últimos es notoria la destreza pulida de quien ya domina su oficio.

Sus cuentos están bien entramados y son de lectura fácil. Con un estilo tragicómico y coloquial, a veces hasta costumbrista, nos narra historias urbanas y conflictos cotidianos. Usa recursos como retruécanos, palíndromes y parodias, salpicados de una buena dosis de humor mordaz.

A pesar de que su pesimismo, escepticismo y decepción por una sociedad que está al revés, en sus cuentos el ludismo es evidente. Introduce “slogans” o personajes folklóricos de la época, como Tursi, Sally Olsen y otros.

Y, al final de cada historia, logra un balance extraño, tratándose de temas como el machismo, violencia, infidelidad, desempleo, pobreza y familias disfuncionales.

Sus personajes se expresan en un lenguaje pueblerino y onomatopéyico. Nunca son planos. Tienen carne, matices, recovecos, aristas. Ramos hace, a propósito, transgresiones al idioma para evidenciar su ignorancia o su confusión ante lo que viven. El autor maneja magistralmente sus soliloquios, presentados en forma de monólogo interior, pero usa a saltos e indistintamente la primera y la segunda persona, con intervenciones inesperadas de un narrador omnisciente. Una técnica impecable que va puliendo en su escritura a medida que pasan los años.

En esta antología hay varios cuentos que han sido premiados. Su famoso personaje-sello de Papo Impala es protagonista de algunas historias. “La Charca, según Papo Impala” es una delicia por su irreverencia. El lector no puede evitar una sonrisa al terminar su lectura.

Mis cuentos favoritos de esta antología son: Anónimo; La charca, según Papo Impala; Nacho y los caballos; En defensa de Natalie; El lector; y Benji.

Treinta y cinco relatos llenos de sorpresas.

 

Por Maira Landa