GENTE COMO NOSOTROS
Javier Valdés
New York
Atria Books
2006 – 227 páginas


Por Maira Barbará


Gente como Nosotros, Vecinos, Cornelio, Mátame a batazos, Flidia y Orquídea son los seis cuentos irreverentes, inconexos, de humor negro, que componen este magnífico trabajo de Javier Valdés, mexicano, dentista de profesión y escritor por afición.

Extraordinariamente amenos, bien escritos en una prosa sencilla, con una mezcla de amor y odio, de monotonía y sorpresa, de austeridad y erotismo, de beatitud y depravación. Su ironía sutil nos conduce por caminos de asombro y nos mantiene durante su lectura con una sonrisa escéptica a flor de labios. Es una combinación explosiva de realidad y fantasía. Los finales de sus cuentos son sorpresivos, asombrosos, diferentes.

El primer cuento, Gente como nosotros, que presta su nombre al libro, es una historia cargada de los vericuetos psicológicos de una pareja normal, a través de la búsqueda de un tesoro misterioso y de un amor idílico, donde al final el dinero prima sobre el amor y los separa. Nada del final feliz tradicional, pero resulta un cuento delicioso.

Vecinos es el relato de la corrupción paulatina de una familia muy tradicional y religiosa. El autor utiliza el recurso lúdico del significado de los nombres, como Voltaire en su Cándido. Los miembros de la familia beata son Lotzano, Virgen y Purísima, mientras que la familia corruptora se apellida Casquivan. El final, de corte anodino, nos deja en el camino de la vida misma, sin heroísmos. Un gran cuento, tejido con gran habilidad.

Cornelia es la historia de una prostituta y dos hermanos, donde uno de los hermanos urde una trampa, pero los papeles se invierten y los resultados son trocados por el amor. De nuevo, la ironía y la sorpresa son la médula de este relato. El final nos deja con la boca abierta.

Mátame a batazos es muy sangrienta, la metamorfosis de un hombre religioso ante una sociedad corrupta y degenerada. El protagonista termina convirtiéndose en su propia víctima y en todo lo que odiaba y pretendía aniquilar.

Flidia, un cuento muy erótico. El victimario sale impune y la víctima, insensible al principio, sufre una metamorfosis al descubrir sentimientos insospechados. Una trama diferente, que nos asoma ante la naturaleza humana, con todos sus dobleces. De nuevo, con un final inesperado, poco tradicional, nada feliz. Es el reflejo de la naturaleza humana descarnada, sin adornos.

Orquídea está plagado de equívocos, situaciones que aparentan una cosa y son otra totalmente opuesta. El autor nos lleva de la mano a través de una casa-laberinto, para que luego el lector descubra que se trata de un dédalo de mentiras y emociones. El final es absolutamente sorpresivo e irónico. Lo que parecía no era y lo que era no parecía, una línea muy fina entre la mentira y la verdad.

Los cuentos de Gente como nosotros están cargados de un gran sentido del humor, son poco convencionales y mantienen al lector pegado al libro hasta la última página. La pluma de Javier Valdés produce tremendas historias.



La autora es escritora. Maestría en Creación Literaria.